El concepto culinario de Sarmiento gira principalmente en la reinterpretación de platos tradicionales de la gastronomía andaluza elaborados con un respeto exquisito hacia la materia prima.

 

Una cocina con el producto como protagonista indiscutible, fresco de temporada y a la brasa, técnica de cocina ancestral, la más antigua de las empleadas por el hombre, lo que nos permite respetarlo al máximo, añadiendo algunos matices como la mayor textura y jugosidad o la acentuación de los aromas.
 

Los productos locales adquieren una relevancia especial dentro del concepto culinario

 

En el apartado de los postres destacan la elaboración de postres artesanales entre los que se encuentran recetas centenarias pero aportandoles un nuevo e inesperado giro.